Secciones

Pregón Semana Santa 2006
Miguel Esparza Fernández

Me cabe, este año, la suerte de ser el Pregonero de la Semana Santa de vuestro pueblo,Daimiel. Lo acepto como una espléndida oportunidad que me brindáis, para que, desde mi condición de sacerdote, os anuncie, con la convicción de mi fe, a Jesús, Muerto y Resucitado por nosotros.

Estamos en tiempos de dificultad para los creyentes, No es sólo la que proviene de la  pequeñez de cada uno de nosotros: nuestras  limitaciones, nuestros pecados, nuestros miedos, nuestra incapacidad real... De una manera especial, y con fuerza, hoy, se hace presente la dificultad ambiental. Nos encontramos en un momento y en medio de una cultura que vive afectada por el oscurecimiento de Dios. La nuestra es, en gran medida, una sociedad sin Dios. Es lo que llaman la secularización, que, para muchos, es ya un auténtico paganismo.

Lo que, por una parte, hace difícil hablar de Dios. Y, por otra, convierte en más urgente que nunca el no dejar de hacerlo. Tenemos que afirmar, con toda la delicadeza del mundo, pero con toda la fuerza de que seamos capaces, la validez de nuestra opción creyente.

A eso quiero colaborar con el Pregón de Semana Santa que, próximamente, pronunciaré ante vosotros. Ojalá y os sirva a muchos. Estaremos, así, llenando de sentido las actividades que vuestras Cofradías y Hermandades realizan con ocasión de la Semana Santa. Y, además, contribuiremos a suscitar en muchos de vosotros la sana inquietud por vivir como auténticos cristianos. De este modo, desde la renovación personal, podremos sumarnos a la renovación pastoral que, en nuestra Diócesis, como sabéis, estamos buscando durante este curso.

Que procuréis entrar de lleno en el misterio que celebramos los días de la Semana Santa: Jesucristo, Muerto y Resucitado. Es el núcleo de nuestra fe, sin el que ésta quedaría vacía. A esto colaborarán las representaciones del Misterio en nuestras calles, y, sobre todo, su actualización en las celebraciones litúrgicas. 

Os deseo una intensa y cristiana Semana Santa, y una feliz Pascua deResurrección.