Secciones

Rodríguez-Madridejos llama a luchar contra las injusticias en un pregón donde confluyeron fe y Derecho. Carlos Tulio Rodríguez-Madridejos ha sido el encargado de pregonar este año la Semana Santa de Daimiel. Arropado por su familia y una iglesia de San Pedro Apóstol abarrotada, sorprendió a los presentes con un pregón en el que unió dos de sus grandes pasiones: la Semana Santa y el Derecho. Previo a esto, la Banda Municipal deleitó al público con su concierto de marchas procesionales.


 Daimiel Noticias.- “Cuando llega la Semana Santa, Daimiel resplandece como el arcoíris. Nazarenos de todos los colores caminan humildes al lado de Cristo. De Daimiel, somos de Daimiel, Virgen de las Cruces dilo tú también”. Citando la afamada canción de Carlos Redondo, su padre, comenzaba el pregonero de la Semana Santa 2018, Carlos Tulio Rodríguez-Madridejos su pregón. Un discurso, que arrancaría los aplausos de una iglesia de San Pedro al completo y la enhorabuena de los allí presentes.

Tras los agradecimientos a los responsables de nombrarlo pregonero, sin olvidar tampoco a su familia, quiso hacer un pequeño recorrido por todas las hermandades y cofradías de Daimiel, estableciendo con todas ellas algún tipo de conexión a nivel personal, siendo él hermano de la Archicofradía de la Pasión y también la hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración y Nuestra Señora de los Dolores.

Pero el grueso de su pregón, quiso centrarlo en otra de sus grandes pasiones: el Derecho. Juez de profesión, Carlos Tulio Rodríguez-Madridejos, deleitó a los congregados para la cita con un desglosamiento de una parte muy concreta de la pasión de Cristo: su juicio.

Poniendo en contexto histórico y geográfico la época de Cristo, comenzó explicando las bases en las que se asentaban las leyes que juzgaron al hijo de Dios, tanto la judía como la romana. Y es que, tal y como afirmó, “el análisis acerca de la ley y el espíritu de la ley es necesario para comprender la misión de Jesús, incluso desde el punto de vista jurídico. Así como el juego que tuvo tanto la ley judía como la ley romana en su procesamiento”.

Continuó poniendo en valor el papel y el objetivo de Cristo sobre la tierra porque, como explicó “Jesús no vino a derogar o cuestionar la ley vigente, sino que vino a darle su más pleno cumplimiento. Y eso le llevo en primer lugar a buscar más allá de la literalidad de la ley, de las propias palabras de la ley, para encontrar su verdadero espíritu”. Tras lo que desmenuzó a la perfección cómo ocurrieron todos los procesos judiciales que condenaron a Jesús a la cruz.

El pregonero, quiso acabar con buenos deseos para todos los presentes, invitando al público a ser partícipe de un mundo mejor: “Hermanos, ojalá y la fuerza de la Pascua nos ayude a luchar por un mundo mejor. Os animo a todos a luchar por la superación de las causas que provocan todo tipo de injusticias, y a trabajar juntos para lograr una sociedad más libre, más digna, y más solidaria para todos”.

La noche la abrió la Banda Municipal con un concierto en el que interpretó las diferentes marchas procesionales dedicadas a las cofradías y hermandades de la Parroquia de San Pedro Apóstol, tales como: “La Borriquilla” de Evelio Alonso Junior, “Divino Consuelo” de José Manuel García Pozuelo, “Flagelación” de Don Valerio Martín Pingarrón, “Adiós a la vida” de la Ópera Tosca de Giacomo Puccini adaptado a marcha Procesional y “Corbatos” de Evelio Alonso Junior de nuevo.